Listados de morosos o informes médicos de trabajadores, en el contenedor. Eso es algo ilegal. Las empresas deben destruir los documentos que contengan datos personales de sus empleados antes de tirarlos a la basura. Sin embargo, sólo una de cada cinco lo cumple. En los cubos de basura se encuentran demasiados datos privados.

Listados de morosos y datos confidenciales de bebés, en el contenedor de la calle