blur bottle bright building

Las recomendaciones básicas para usuarios sin conocimientos avanzados que permiten minimizar la exposición indeseada de datos de carácter personal (redes privadas, mensajería instantánea, correo electrónico, redes sociales, comercio electrónico…) son las siguientes para tener una buena seguridad en internet:

  1. Ten en cuenta la privacidad como una de las características deseables a la hora de elegir un navegador y las aplicaciones que instalas y utilizas en tus dispositivos. Debido a la constante evolución de estos productos debes consultar los últimos análisis que se publican sobre ellos.
  2. Evitar instalar aplicaciones innecesarias en tu navegador, eso minimizará los riesgos.
  3. Mantén actualizado tu navegador para disfrutar de las últimas tecnologías de protección antirastreo.
  4. Si el navegador dispone de protección avanzada anti-rastreo/seguimiento, activa o mantén activada esta configuración. Estas opciones permiten varios niveles de protección, elige el nivel más elevado y que, a la vez, se ajuste a tus preferencias. En todo caso, si así lo consideras, puedes habilitar la opción para enviar a los sitios web la señal “Do not track”, indicando tu deseo de no ser rastreado.
  5. Si así lo consideras, puedes configurar el navegador para bloquear las cookies de terceros, o como mínimo para bloquearlas cuando navegues en modo privado. En navegadores con protección anti-rastreo/seguimiento, estas opciones estarán integradas en la misma configuración.
  6. Sopesa la utilidad de tener dos navegadores distintos instalados, uno con una configuración más restrictiva y otro configurado con mayores permisos. De esta forma, si las configuraciones anteriores te impiden acceder a algún servicio concreto, puedes seguir accediendo a ese servicio con el otro navegador minimizando la exposición de tus datos.
  7. Otra opción para navegar en sitios que te exigen un mayor acceso a tus datos es añadir una excepción en la configuración del navegador que estás usando, pero recuerda que estarás exponiendo información personal con los sitios incluidos en la excepción.
  8. Puedes configura el navegador de tal manera que al cerrarse se eliminen las cookies. Si esta medida te resulta incómoda para navegar en tus sitios favoritos, puedes optar por borrarlas manualmente cada cierto tiempo.
  9. Evita en lo posible iniciar sesión en el navegador, identificándote con un usuario, o al menos, evita que la sesión se mantenga abierta de forma indefinida. Además, configura el navegador para no sincronizar tus datos de navegación con tu usuario de sesión.
  10. Si el navegador no dispone de protección avanzada anti-rastreo/seguimiento, se pueden instalar extensiones que realicen esta función. No obstante, instala únicamente aquellos que ofrezcan garantías. En general, instalar software de terceros en el navegador puede introducir riesgos.
  11. Configura las opciones de tu dispositivo para que, si así lo deseas, no se utilice el identificador de publicidad para crear perfiles o mostrar anuncios personalizados basados en la localización o el perfil. Si el dispositivo lo permite, también puedes cambiar el identificador de publicidad cada cierto tiempo desde las opciones de configuración de
    privacidad.
  12. Revisa y configura las opciones de personalización, perfiles y publicidad de aquellas aplicaciones, servicios y redes sociales que utilices.

Recomendaciones para usuarios avanzados Para alcanzar un mayor nivel de control y de protección ante el seguimiento no deseado en internet se puede hacer uso de técnicas avanzadas, entre otras:

  1. Configurar en la red doméstica un bloqueador de consultas DNS, como por ejemplo PiHole, que permite agregar listas de dominios a los que se restringe la conexión desde los dispositivos que tenemos en la red.
  2. Navegar a través de una VPN (red privada virtual) o la red TOR. Utilizar estos servicios de forma inapropiada puede suponer otros riesgos a la privacidad y a la seguridad en nuestras conexiones.
  3. Instalar máquinas virtuales en tu sistema, incluyendo únicamente un navegador de Internet y navegar en las sesiones virtuales.
  4. Utilizar sistemas operativos diseñados para preservar la privacidad y el anonimato, como por ejemplo Tails o QubesOS.